Cerrar
Cerrar
Cerrar

Contacto

Dejanos tus inquietudes y comentarios y ayudanos a seguir mejorando.

Por favor, chequeá los datos que ingresaste

04 de Octubre

GRAN ACIERTO

Thierry Neuville, a pesar de que parecía que iba a llover, la pegó eligiendo neumático de piso seco y ahora es el líder del Rally de Francia. Sebatien Loeb quien dominó en casi todo el día, se equivocó y lo pagó.

  • Visualizaciones 1623
    • Compartir

Neuville logró el mejor tiempo en las tres especiales de la tarde francesa. De esta manera es el nuevo líder y aventaja a Dani Sordo en 9,9 segundos y a Jari-Matti Latvala en 11,8.
 
El francés Sébastien Loeb, nueve veces campeón del mundo y que disputa el último mundial de su carrera, se equivocó en la elección de los neumáticos por la tarde y finalizó la jornada en la cuarta posición, a 12,2 segundos del líder, tras haber logrado el mejor registro en las tres especiales matinales y liderar la carrera a media jornada.
 
Su compatriota Sébastien Ogier, que se proclamó el viernes campeón del mundo de la especialidad tras la superespecial (’Power Stage’), acabó en la quinta plaza, a 28 segundos de la cabeza.
 
La jornada estuvo marcada por los cambios climáticos, ya que el día empezó con lluvia y acabó con cielo despejado, lo que provocó cambios en el asfalto y condiciones de adherencia de los neumáticos variables.
 
Neuville se mostró como el más acertado a la hora de elegir neumáticos: blandos por la mañana y duros por la tarde.
 
“Cuando el clima es incierto, la elección de los neumáticos es siempre una lotería. Pero nuestro ingeniero ha hecho un trabajo soberbio. Le debemos nuestro excelente rendimiento”, se felicitó Neuville al término de la jornada.
 
Un éxito que no conocieron ni Loeb ni Ogier.
 
“Salí por la tarde con neumáticos de lluvia y no cayó ni una gota”, lamentó Loeb, que corre en su región de origen.
 
Ogier, nuevo campeón del mundo desde el viernes, vivió una jornada difícil desde primera hora: “Esta mañana he sido demasiado prudente. Después fue mejor, pero sin los buenos neumáticos. Hay días como este en los que no sale nada”, dijo Ogier, que prometió “no bajar los brazos” en las dos jornadas que restan.
 
“El rally no ha acabado. con la abundante lluvia que se anuncia mañana (sábado), ocurrirán muchas cosas”, advirtió.
 
El español Dani Sordo, que inició la jornada como líder tras ganar la ’Power Stage’ de la víspera, comenzó aguantando el ritmo de Loeb y Neuville en las dos primeras especiales del día, pero en la cuarta acabó cediendo el liderato al francés.
 
“Al final estaba muy resbaladizo, pero no perdimos mucho tiempo”, se consoló el español.